31 mayo, 2020

Miguel Ángel García, responsable del Área de Estudios Profesionales de CESM: “Crisis, paro y envejecimiento”

Por su interés, reproducimos un artículo de Miguel Ángel García,responsable del Área de Estudios Profesionales de CESM, publicado en DIARIO MÉDICO:

Planificar los recursos sanitarios ha de ser un proceso vivo, que recoja las señales que se reciben del entorno real que se quiere planificar. El SNS ha experimentado un importante parón en su crecimiento, perceptible ya en la reducción de la ratio poblacional de especialistas que ejercen en el sistema público, y ello hace que dejemos de pensar en posibles déficit y nos centremos en los problemas que los nuevos médicos irán encontrando para ubicarse de forma estable en el sistema. La estadística de parados sólo refleja que entre el 10 y el 15 por ciento de los médicos que han terminado la especialidad este último año se encuentran buscando empleo, pero no hay que olvidar que bastantes más de los que quisiéramos optan por buscar un futuro profesional fuera de nuestras fronteras.

El bloqueo (parcial de momento) a la entrada de médicos jóvenes tendrá otras consecuencias. Se dificultará el recambio generacional y ello llevará a un envejecimiento del colectivo. Esto conlleva una menor flexibilidad organizativa (exenciones de guardias a los 55 años) y un mayor peso de las ausencias por motivos de salud. El impacto de este fenómeno no será homogéneo y afectará más a aquéllas especialidades cuyo índice de envejecimiento (y el porcentaje de jubilaciones esperadas, sobre todo con la rigidez que añade la negativa a prolongar la vida activa más allá de los 65 años) sea más elevado: laboratorio, la mayoría de las quirúrgicas y medico-quirúrgicas, Familia y Pediatría.

También hay que valorar las consecuencias indirectas. La carga de trabajo tendrá un importante efecto sobre la motivación del profesional, y en aquellos entornos en los que se permita ejercer más allá de los 65 años será la dura realidad asistencial la que convenza a los pocos afortunados de que quizás no merezca la pena seguir en activo. La relación entre carga asistencial excesiva y adelanto en la edad de jubilación está demostrada en otros entornos.

La crisis no sólo tiene efectos negativos mientras dura, pueden dejar graves secuelas. Deberíamos tener cuidado con las medidas con que la hacemos frente. La escasa reducción del numerus clausus aprobada para este año, por ejemplo, no casa bien con un escenario de estancamiento (e incluso reducción) y posterior ralentización del crecimiento del sistema, sino más bien con la existencia de una multiplicidad de intereses para decidir nuestra capacidad formativa. Deberíamos redefinir el sistema sanitario, para que sea capaz de tomar sus decisiones con el menor número de intereses en conflicto.

Fuentes: DIARIO MÉDICO, 09-09-2013

http://www.diariomedico.com/2013/09/09/area-profesional/profesion/crisis-paro-envejecimiento-

Be the first to comment

Leave a Reply

Google Analytics