18 enero, 2022

Pilar Bartolomé: “Premura, sobrecarga y escasez de recursos”, principales causas de siniestralidad laboral en el sector médico



¿Cuáles son las enfermedades más comunes que afectan a los profesionales sanitarios?. REVISTA MÉDICA aborda este tema en un reportaje que cuenta con la intervención de Pilar Bartolomé, secretaria de Salud Laboral de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM). El reportaje apunta a la premura, la sobrecarga, la escasez de recursos y la falta de conciencia personal y administrativa, como las principales causas de siniestralidad laboral del sector. (…)


Según el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, hay factores determinantes para la aparición de los riesgos laborales del personal sanitario, como los fracasos terapéuticos, la atención especial que necesitan muchos enfermos, los casos urgentes, los turnos y la escasez de recursos. Los sindicatos van más allá y señalan a la sobrecarga de trabajo como detonante de los problemas de salud de los profesionales sanitarios, aderezada con una escasa cultura de la prevención de riesgos laborales en el sector, ya que no hay una homogeneización de estos planes en España.


Patologías cotidianas


Pilar Bartolomé, secretaria de Salud Laboral de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), detalla que hay que distinguir enfermedades profesionales, accidentes de trabajo y enfermedades relacionadas con la práctica habitual. Algunas de las que no son consideradas profesionales –como estrés, burnout o síndrome del edificio enfermo– se podrían considerar como tal si se demuestra la causa-efecto. No obstante, tanto Bartolomé como Mar Rocha, portavoz del sindicato de Enfermería Satse, coinciden en que esta relación es difícil de demostrar.


Las patologías cotidianas que no se consideran enfermedad profesional y que el médico o el personal de Enfermería puede adquirir más comúnmente en la práctica diaria son la gripe, los resfriados e, incluso, la tuberculosis y, en el caso de los pediatras, también el sarampión y la varicela; es decir, aquellas que se transmiten por vía aérea, principalmente.


Además, hay algunas que se contagian por contacto de piel a piel, como hongos y eccemas, y que, según la secretaria de Salud Laboral de CESM, “son totalmente evitables, pero, por no usar guantes o por las prisas a consecuencia de la aglomeración, la actitud es un poco más laxa a la hora de prevenir determinados contactos porque se consideran banales”.


Profesionales quemados


El síndrome del profesional quemado, también conocido como desgaste profesional o burnout, se refiere a la incapacidad de soportar la elevada demanda emocional asociada al trabajo. En opinión de Pilar Bartolomé, secretaria de Salud Laboral de CESM, “no es una enfermedad, sino una consecuencia del trabajo”. Las especialidades médicas más afectadas son las que entrañan actividades de riesgo que el profesional tiene que resolver inmediatamente, como Urgencias, Anestesiología y Trasplantes. (…) Lo que sienten los profesionales desgastados son tensiones musculares, agotamiento emocional, inquietud, nerviosismo, ansiedad, temor o angustia, irritabilidad, disminución de memoria, dificultad para tomar decisiones y problemas para concentrarse. En definitiva, los ingredientes fundamentales para que aumenten las probabilidades de sufrir un accidente laboral.



çFuentes: REVISTA MÉDICA, 26-10-2014

http://www.rmedica.es/edicion/208/de-que-enferman-quienes-curan


Be the first to comment

Leave a Reply

Google Analytics