12 agosto, 2022

Hacienda y CCAA aplazan la acometida de nuevos recortes en Sanidad

Las 75 medidas incluyen copago por consulta médica y urgencias, el aumento de jornada sin contraprestación o la revisión de la carrera profesinal

fotonoticia 20140731200354 644


 CESM: “Da la impresión de que Hacienda busca que los ciudadanos abandonen el SNS” 

 Tomás Toranzo: “Genera una enorme desconfianza este continuo goteo de globos sonda

 Hacienda remite a las autonomías un documento con múltiples propuestas de recortes

 CESM-CV se opone «radicalmente» a los nuevos recortes promovidos por Hacienda




El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas y las comunidades autónomas finalmente no han tratado este jueves, en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), la batería de medidas que las autonomías habían presentado para su estudio y que afectaban a la sanidad, como el copago por asistencia a consulta médica y las urgencias o el pago por las recetas. El sector sanitario, en concreto la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) había expresado su rechazo a estas medidas.

Fuentes de Hacienda han explicado a Europa Press que las más de 70 medidas de corte sanitario incluidas en un total de 255 medidas «para la racionalización y mejora de la eficiencia del gasto público» del documento redactado por un grupo de trabajo creado ‘ad hoc’ el pasado mes de junio, no se han tratado en la reunión y tampoco lo ha reclamado así ningún consejero. Tampoco avanzaron si serán tratadas en la próxima reunión del consejo, por lo que permance abierta la posibilidad de que así sea, ya que el documento que las recoge no se ha descartado que siga vigente.

Se trata de unas propuestas que, tal y como ha aseguró el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, han sido planteadas por las comunidades y no por el Ejecutivo. De hecho, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad descartó inmediatamente que se fuera a implantar cualquier fórmula de copago sanitario al haber logrado una «estabilidad» en el Sistema Nacional de Salud (SNS).

Entre las medidas recogidas en el citado documento algunas que CESM ve positivas, como es el caso de las dirigidas a la centralización de compras, la coordinación de los servicios autonómicos para el uso de centros especializados de referencia o la historia clínica electrónica compartida en todo el Sistema Nacional de Salud. Sin embargo, el grueso de las propuestas parecen ir encaminadas, a que «los profesionales se sientan más desanimdos y peor tratados de lo que ya lo están hoy” y, junto a ello, a que “los ciudadanos abandonen el sistema por el deterioro de la calidad asistencial», según señala el vicesecretario general de la Confederación, Tomás Toranzo.

La introducción del copago por consultas, asistencia urgente, tratamientos hospitalarios de larga estancia o servicios de hostelería, unido a nuevas contribuciones adicionales por prestación farmacéutica y la reintroducción de la desgravación fiscal si se opta por acudir al sector privado, es lo que permite sostener el criterio de que uno de los principales objetivos sea el de “incentivar” que aumente el número de españoles que se dan voluntariamente de baja en el SNS.

Contra los profesionales

En cuanto a los facultativos, las propuestas incluyen el recorte de pagas extras, el aumento de jornada sin compensación de ningún tipo, el fomento de los contratos a tiempo parcial, la modificación de turnos en los servicios de urgencia e intensivos, el control del número de prescripciones por paciente, el trasvase de competencias a otros profesionales, la pérdida de días de libre disposición o la revisión de la carrera profesional vinculando sus tramos al cumplimiento de objetivos y eficacia.



FUENTES: CESM, EUROPA PRESS

Be the first to comment

Leave a Reply

Google Analytics