26 mayo, 2020

«Desconexión» laboral: ¿Es posible en España?

 

El Gobierno francés acaba de legislar sobre el derecho a la desconexión laboral de los trabajadores. Se trata del aspecto más amable dentro de la polémica reforma laboral tramitada el pasado verano por el presidente François Hollande y, básicamente, establece por Ley el derecho de los trabajadores a no ser molestados en sus tiempo libre. Un derecho que en nuestro país y dentro del ámbito sanitario suena todavía a utopía.

La legislación laboral y los estatutos marco de los trabajadores de la sanidad obligan a armonizar la actividad profesional con la vida familiar y personal, lo que, a priori, podría pensarse que establece una analogía con la nueva legislación francesa. Sin embargo, las fuentes sindicales consultadas por REDACCIÓN MÉDICA aseguran que en la práctica ese derecho a la conciliación no se cumple muchas veces, ya que lo ajustado de las plantillas de los servicios de salud, limitadas por la tasa de reposición, obliga a aplicar excepciones. La situación habría empeorado durante los últimos años, a raíz de las medidas presupuestarias para hacer frente a la crisis económica.

Según explica María José Rodríguez Villalón, presidenta del Sindicato Médico de Extremadura (SIMEX), en la práctica, “no tenemos derecho a la conciliación porque está supeditado a las necesidades del servicio”. Esta dirigente recuerda que otros derechos laborales como la exención de las guardias para determinados colectivos (mayores de 55 años, etc.) están limitados por la misma coletilla: en función de las necesidades del servicio. Esa salvedad, en un contexto en el que “no se cubren las vacantes”, debido a la tasa de reposición, hace que se denieguen muchas peticiones.

Guardias y conciliación

En una misma línea, Miguel Méndez, secretario general del Sindicato Médico de Castilla-La Mancha, explica que es habitual en los servicios de salud “que te avisen con poco tiempo de que no vas a disfrutar un día de libre disposición”. Según Méndez, a día de hoy, «nos conformamos con que se aplique la ley que ya hay» en materia de protección de derechos laborales y que la Administración no se busque «sufterfugios» para saltarse las leyes de conciliación laboral, como los que se están utilizando, a su juicio, con las guardias localizadas. Los médicos cuentan con una circunstancia que les diferencia de otras profesiones: las guardias de 24 horas. Pero eso no quiere decir que no tengan derecho a disfrutar de su tiempo libre. Méndez exige, por esa razón, que se respete el descanso después de las guardias, cosa que, según denuncia, no siempre sucede.

Obstáculos a nivel estatal y avances autonómicos y judiciales

Los facultativos tienen un sistema de regulación de guardias común, sin distinciones entre hombres y mujeres. CESM venía denunciando desde hace tiempo que al ser las mujeres las que normalmente pedían exenciones a las guardias por cuidado de menores, veían reducidas sus horas trabajadas y, por tanto, su salario. La Comunidad de Madrid acaba de legislar la exención de las guardias a las mujeres embarazadas y lactantes sin reducción salarial. La norma madrileña también alude a las situaciones de turnicidad y de horario nocturno, hace hincapié al derecho a continuar percibiendo las mismas retribuciones aunque estas mujeres cambien sus horarios.

Fuentes: REDACCIÓN MÉDICA, 06-01-2017

Google Analytics