24 mayo, 2022

Confusión en los centros sanitarios en torno al cobro de la asistencia sanitaria por urgencias

 

 

 

«¡Esto se te va a cobrar!». Con esta frase, dicha a los gritos -apunta EL DIARIO.ES-, respondieron en el mostrador de urgencias de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid a Oscar Benítez, un inmigrante paraguayo sin permiso de residencia, que acudió con un fuerte dolor en la vesícula. Benítez se enfrentaba por segunda vez a la misma respuesta en este hospital de la red pública. La primera, desinformado, pagó lo que pidieron: 390 euros para que le viese un médico. “Una exigencia ilegal, puesto que la atención de urgencias está cubierta por la Seguridad Social, incluso para aquellos que se han quedado sin tarjeta sanitaria” -recuerda el diario, en referencia al RD 16/2012. El hospital achaca la situación a un simple «error administrativo». (…) Según relata EL DIARIO.ES, la situación de Oscar cambió al ir acompañado de Pablo Meseguer, un integrante de la Plataforma “Yo Sí Sanidad Universal” que le aconsejó ir al Hospital Clínico, pero antes puso una reclamación en la Fundación Jiménez Díaz en la que denunciaba lo sucedido. «En el Clínico le admitieron y le dieron de alta en el sistema sanitario como transeúnte sin permiso de residencia». (…)

Por su parte, EUROPA PRESS informa del caso de un joven inglés, Mathew Wintercross, que tras sufrir un accidente de bicicleta, también acudió por urgencias, primero al Hospital de Sant Pau de Barcelona y después al centro de atención primaria Sardenya -autogestionado como una entidad de base asociativa-, y a quien en ambos servicios de recepción le solicitaron 600 euros para ser atendido. El paciente mostró su “sorpresa” por esta respuesta, aunque se fue de ambos centros sanitarios. Finalmente, Wintercross acudió el miércoles al Hospital de Vall d’Hebron de Barcelona –gestionado por el Instituto Catalán de la Salud (ICS)–, donde fue atendido y donde le han prescrito utilizar un cabestrillo durante dos semanas y un tratamiento para el dolor, tras constatar un daño en los ligamentos del codo, con la única condición de enviar una copia de su tarjeta sanitaria inglesa en un plazo de 15 días.

Un problema invisible, pero que existe

Según Meseguer, de o Si Sanidad Universal, estas irregularidades son invisibles para la sociedad, incluso para el personal médico de centros de salud y hospitales. «Hablamos con médicos de centros en los que rechazan inmigrantes y no se lo creen. Piensan que se atiende a todo el mundo», explica. Pero las irregularidades ocurren, asegura

 

 

Fuentes:

http://www.eldiario.es/sociedad/Fundacion-Jimez-Diaz-inmigrante-urgencias_0_238676315.html

http://www.europapress.es/sociedad/sucesos-00649/noticia-acude-urgencias-sufrir-accidente-bicing-le-piden-600-euros-atenderle-20140316125357.html

Be the first to comment

Leave a Reply

Google Analytics