26 septiembre, 2020

CESM rechaza que la llamada «validación profesional» sea obligada y de pago

Miralles-4325 620x368 horizontal

Miralles-4325 620x368 horizontalLa Confederación pretende encauzar esta cuestión, que en principio cuenta con el visto bueno de los colegios, y transmitir tranquilidad ante las dudas que genera





La llegada de validación periódica de la colegiación (VPC) en 2017 está generando inquietud entre los profesionales. La razón es que no queda clara la obligatoriedad o no de esta validación. La Organización Médica Colegial, impulsora de la medida, y los colegios de médicos dan a entender que sí, algo que el sindicato médico CESM –pese a reconocer que puede ser útil– niega.


Francisco Miralles, secretario general del sindicato CESM, explica a REDACCIÓN MÉDICA que, pese a que no ha existido aún un pronunciamiento oficial por parte del Foro de la Profesión Médica, desde su punto de vista, en principio, la validación colegial no es obligatoria, aunque sí es un trámite recomendable. “Existe cierta confusión por la directiva europea de desarrollo profesional, y para evitarlo, tanto la OMC como los Colegios deben informar bien de qué es la validación y así quitar el miedo a ella”, explica a este diario.


El secretario general de CESM ha querido distinguir la validación periódica colegial de la llamada evaluación continuada que hace unos días defendía el propio secretario general de Sanidad y Consumo, Javier Castrodeza. “No son exactamente lo mismo. La validación no es más que un reconocimiento de que estamos preparados física y psíquicamente y en buenas condiciones para ejercer”, declara.


Inquietud en Cataluña y Madrid


Los colegios que están poniendo en marcha la VPC, creada y promovida desde la Organización Médica Colegial (OMC), aluden a las exigencias provenientes de la Unión Europea (directiva 2013/55/EU) sobre reconocimiento de cualificaciones profesionales. La propia OMC ha venido defendiendo hasta el momento que el trámite era optativo, pese a que finalmente es probable que termine siendo obligatorio. Sin embargo, el Consejo Catalán de Colegios Oficiales de Médicos (CCCM) se ha desmarcado y en un comunicado niega que la directiva europea imponga tal obligación.


Por su parte el sindicato médico madrileño AMYTS ha emitido un comunicado a raíz de las “muchas llamadas” que ha recibido después de que el Colegio de Médicos de Madrid (Icomem) haya puesto en marcha la VPC y la haya acompañado, en su web, de una información elaborada por la OMC que da a entender la obligatoriedad del trámite. El sindicato responde a esa inquietud negando ese extremo.


“Aunque hemos tratado de obtener algún texto oficial europeo que transforme esta notificación de medidas en torno al fomento del desarrollo profesional en obligación para la evaluación de dicho desarrollo, incluso solicitándolo a compañeros del entorno colegial, nuestro intento ha sido infructuoso”, explican desde AMYTS.



Fuentes: REDACCIÓN MÉDICA, 27-11-2016

Google Analytics